domingo, 13 de julio de 2014

Meditación III




Bueno mis brujitos, ya llegamos a la tercera entrada sobre este tema en la que quiero hablaros sobre la practica que yo personalmente considero más dificil, meditar mientras se anda.
Os aseguro que esto es completamente cierto y posible, no obstante, yo actualmente no he sido capaz de conseguirlo.
Esta practica consiste en tomar consciencia del contacto de nuestro cuerpo con la tierra al darse uno cuenta de como se desplaza, como se mueve sobre esta.

Practica: 

Comenzaremos a caminar en un lugar despejado de distracciones, el cual no ha de ser muy amplio pero tener una distancia mínima que podamos caminar, de siete a nueve pasos.
Nos quitaremos los zapatos y con la mirada al frente comenzaremos a caminar en linea recta con paso pausado, solo moviendo un pie al tiempo.
Cuando finalmente lleguemos al final, pararemos completamente y nos daremos la vuelta despacio para repetir una y otra y otra vez.


La finalidad de este ejercicio es concentrarse en el movimiento de los pies, para darnos cuenta de esa conexión que hay con nuestro cuerpo, para ello como no hay que despejar la mente. En esto último es en lo que yo fallo ya que sin darme cuenta acabo moviéndome por la habitación soñando despierta en modo zombi, no se si a vosotros os pasará, de ser así, la música ayuda un poco a que no se te vaya demasiado la cabeza a tus películas imaginarias.

Mucha suerte intentándolo (>‿◠)✌

Aerowen

No hay comentarios:

Publicar un comentario