sábado, 7 de marzo de 2015

Tarta para Esbats y otras festividades

Hoy mis brujitos os traigo una receta que no es mía. Concretamente pertenece a este blog: La cazuela vegana.
Hace tiempo ya que pedí permiso para poder traeros aquí una receta, tenía en mente algo completamente distinto a esto, no obstante cuando di con la entrada de este dulce supe que era mejor cambiar mis planes.

Antes de copiaros la receta quería comentaros ciertas cosas en lo referente a porque me ha parecido este pastel tan adecuado para un esbat.

1º. Es una tarta vegana. Últimamente como os habréis dado cuenta he estado bastante interesada en el tema de los elementales. Y tras leer bastante he comprendido que no es buena idea poner en nuestros rituales: sal, herramientas de hierro o productos animales. ¿Por qué? Lo de la sal ya lo traté en su tiempo en esta entrada, de modo que no voy a repetirme. Sobre el hierro tengo que hacer una, pero centrándonos en lo que estaba, vuelvo a los productos de origen animal. Los elementales son los guardianes de la naturaleza y creedme cuando os digo que no hay nada que les moleste más que el dañar a un animal. No obstante ahora vosotros os estaréis planteando, pero Aerowen para obtener leche y huevos no hay que dañar a ninguno ¿verdad?
Es cierto, se pueden conseguir sin dañar ni ocasionar ningún problema al animal pero ¿Habéis visto alguna vez una granja intensiva? ¿Habéis visto como están? ¿La enorme cantidad de antibióticos que tienen que ponerles para que soporten el estrés y la mala alimentación? ¿Como les quitan a las madres sus hijos?
De modo si, se pueden conseguir huevos y leche sin dolor animal pero es tan complicado encontrarlos.

¿Qué mejor que para la festividad de la Diosa que utilizar lo que nos ofrece? Como sabéis los Esbats son las festividades de luna llena dedicadas a la Diosa pues el Dios ya tiene para ser protagonista los Sabbats, aunque en muchos comparten el papel principal. Bueno, mejor paro aquí pues si no volveré a entrar en una de mis reflexiones sobre el equilibrio en el neopaganismo.
En fin, el caso es que puesto que ella es la fértil tierra y es una festividad dedicada a ella, ¿Por qué no mostrar agradecimiento preparándole algo con los productos que nos ofrece?

Es un dulce crudivoro. ¿Qué quiere decir esto? Pues que los alimentos que utilizados en él no son cocidos por lo que conserva todas sus propiedades. ¿Y esto que tiene que ver con el neopaganismo? Nada, pero a los que no les dejan cocinar por miedo a que exploten el horno, los que nunca antes hayan echo un postre o siempre se le quemen, les supondrá una enorme facilidad.

Y ahora sin más vueltas os dejo aquí la receta de La Cazuela Vegana.

" INGREDIENTES (para 4 personas)

Para la base:

1/2 taza de nueces crudas y peladas
1/2 taza de dátiles naturales deshuesados
pizca de sal

Para la masa:

1 taza de anacardos crudos
1 taza de frambuesas frescas
4 cucharadas de coco rayado o en hojuelas
2/3 de taza de cacao en polvo puro
1/2 taza de sirope de ágave (Nota de Aerowen: yo no encontré este sirope pero compré el de arce y me dispongo a realizar la receta.... rezo porque sirva igualmente)
1/2 taza de agua
el zumo de 1 limón
1 cucharadita de vainilla en polvo
pizca de sal

ELABORACIÓN

Coloca en remojo los anacardos crudos, como mínimo unas 4-5 horas. Puedes dejarlos toda la noche.

Tritura con la ayuda de una picadora, los dátiles, la pizca de sal y las nueces juntas. En el molde o recipiente que hayas elegido para tu tarta y que habrás forrado con film (si no es desmontable), coloca la pasta para la base, cúbrela bien y aprétala con una cuchara hasta que quede compacta.

Limpia la picadora y tritura el coco hasta conseguir una pasta.
En una batidora de vaso o trituradora, añade los anacardos remojados y escurridos, el sirope de ágave, la pasta de coco, el zumo del limón, la vainilla, la pizca de sal y las frambuesas (reserva unas cuantas para la decoración). 
Tritura todo muy bien y cuando tengas una pasta totalmente homogénea incorpora poco a poco el agua hasta conseguir una textura untuosa y suave, tipo mousse.
Añade ahora el cacao en polvo y vuelve a triturar. Si ves que ha quedado muy espesa vuelve a diluirla un poco con agua. 

Rectifica el dulzor a tu gusto. Si te gusta el sabor más acidoso déjalo así, y si no añádele un poco más de sirope de ágave.

Vierte la masa encima de la base de la tarta. Reparte bien. Tapa con un film e introduce en el congelador un mínimo de 2 horas.

Cuando la vayas a consumir, sácala unos 20-30 minutos antes para que se descongele. Decora espolvoreando con un poco de cacao en polvo y con unas cuantas frambuesas.

NOTAS

No suelo poner las medidas de las recetas en tazas sino en gramos, pero en este plato en concreto lo veo útil y es cómo realmente lo he medido. He usado una taza de café con leche o infusión, para que os hagáis una idea del tamaño. Si la vuestra es más grande no pasa nada, simplemente... ¡que os saldrá más cantidad!."

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Esta receta pese a que yo la plantee para un Esbat puede ser utilizada en muchas más cosas por ejemplo en Ostara. Miradla, con esas decoraciones de conejos y siendo de chocolate ¿No os parece perfecta? En fin, espero que os guste. Y si no siempre podéis mirar el blog en busca de otra que os parezca más deseable


La Cazuela Vegana y Aerowen







1 comentario:

  1. Gracias por la recomendación! Te ha quedado genial el post! ;)

    ResponderEliminar