lunes, 19 de septiembre de 2016

Sekhmet, la leyenda

Sehkmet, Sejmet, Saktis (en griego este último) y un sin fin más de nombre tiene esta Diosa pero os dejo aquí por los que
más se la conoce. Se trata de una deidad de la que quiero hablaros más profundamente en mi próxima entrada pero de momento voy a empezar dejandos su mito para que la conozcais.


  Ra adoptó forma humana y enseñó a los humanos la agricultura y demás artes, sin embargo a diferencia de su alma su cuerpo no era inmortal. Él tiempo pasó y este fue envejeciendo hasta convertirse en una anciano de piel arrugada y saliba resbaladiza entre sus labios. Con este aspecto tan poco poderoso, algunas personas empezaron a reirse de él,  a dejar de considerarlo un Dios e incluso planearon derocarlo.  Como no, estos merecían un castigo y para proporcionárselo tenía a su hija perfecta, la Diosa Sekmet.


Sekhmet bajó a la tierra y se convirtió en una leona, que empezó a devorar a los humanos que trataron de acabar con su padre. Traidor que se encontraba, traidor que se comía, y cuánta más sangre bebía, más sangre necesitaba. Ra y el resto de sus hijos lo veían y empezaron a preocuparse, ya que que a sekhmet se le había nublado por completo el juicio a causa de la sed roja y ya no conseguía diferenciar entre culpables e inocentes, se lanzaba a deborar sin pensar.  Había que parar a Sekhmet de alguna forma, pero ésta estaba cegada de tanta sangre.

Entonces tuvieron una idea, una tarde que la leona dormía la siesta después de una gran comilona de humanos, vertieron ante ella vino de granadas, que era un vino que emborracha con mucha facilidad y tiene el color y la consistencia de la sangre. Cuando Sekhmet se despertó con sed y vio el charco, se lo bebió visto y no visto, con el vino se emborrachó, y mientras dormia acausa del alcohol, su cuerpo se fue desintoxicando del efecto de la sangre, para cuando los primeros rayos del sol salieron y rozaron su piel, Sekhmet ya volvía a ser ella misma.

Aerowen Elwin

No hay comentarios:

Publicar un comentario